Pleurotus ostreatus, la seta común

Seta común Neofungi

La pleurotus ostreatus, la seta común es llamada seta de ostra, pero también seta de olmo, orellana, seta de alpaca, seta de concha, girgola….

Su color varía de tonos grisáceos a marrones en función de la temperatura y la época del año. El pie es lateral. Su tamaño es variable dependiendo de las condiciones en las que crece. Su nombre común como latino deriva de la forma de su sombrero.

Las setas, con un sabor delicado y suave, tienen un rico contenido en agua y en hidratos de carbono complejos y en fibra. Con una gran textura, son ricas en vitaminas B y C.

El cultivo en paquetes de paja de cereales es el método que proporciona mayores rendimientos. Consiste en sembrar el micelio sobre un sustrato preparado a base de paja. Incubarlo a unos 25º C y luego tenerlo en un sitio fresco, húmedo, ventilado e iluminado.

Neofungi las cultiva durante todo el año creando las condiciones ideales en cada momento con el fin de conseguir la mayor calidad de cara a sus exigentes clientes.

 La seta en la cocina.

Por sus características es muy utilizada en la cocina. Su carne es firme, de sabor y olor agradables. Es preferible comerlas cuando las setas son jóvenes ya que con la madurez se endurecen.

En la cocina presenta la versatilidad de los hongos y se presta a cualquier cocción si bien suele ser muy utilizada en salteados, a la plancha, guarniciones o risottos.

En nuestro blog, puedes encontrar  recetas para sacar el máximo partido a la seta de ostra que sin duda te serán verdaderamente útiles.

Propiedades de la seta de ostra.

La seta de ostra es una fuente importante de selenio, uno de los micronutrientes que poseen un mayor efecto antioxidante y de protección contra algunos tipos de cáncer. Su alto contenido en polisacáridos conlleva una acción beneficiosa sobre el sistema inmunológico.

Como el resto de setas comestibles contienen un tipo de glúcidos que las enzimas humanas no pueden digerir, pero que son fermentados parcialmente por las bacterias del colon. De manera que se comportan en el aparato digestivo humano de forma similar a la fibra alimentaria, regulando el transito intestinal.

El truco: Las setas no deben lavarse pues son auténticas esponjas,  en su lugar pásales un trapo húmedo.

El dato: Tras el champiñón es el hongo más cultivado en la península.

Curiosidad: Tiene un contenido en hierro mayor al de la carne por lo que es ideal en dietas veganas.

 

¿Eres consumidor de la seta de ostra? ¿Conoces algún dato o curiosidad más de la pleurotus ostreatus, la seta común? Compártelo con nosotros en FacebookTwitterInstagram y Google+

 

Compartir